FitBelly México

Soy mamá de dos niños, cada uno pesó más de 3 kilos al nacer, esto dejó varias secuelas en mi cuerpo que me causaron depresión y problemas en la relación que tenía con mi entorno hasta que encontré la Gimnasia Hipopresiva. 





Soy una mujer alta pero delgada, en cada embarazo subí un poco más de 17 kilos, cuando tuve a mi primer bebé (cesárea)  parecía no existir problema alguno y es que ni siquiera tenía idea que la diástasis existía. Pero cuando nació mi segundo hijo (parto en agua) las cosas fueron totalmente distintas. 
La diástasis se hizo presente, me dolía horrible el abdomen y hacer cualquier esfuerzo implicaba pérdida involuntaria de orina, ni hablar de relaciones sexuales... 





Mi abdomen tenía tal forma que yo simplemente me preguntaba cuándo iba a volver mi cuerpo a la normalidad. 
Quería mantener buena postura pero mi abdomen (faja abdominal) estaba tan débil que no podía ni sostenerme erguida durante mucho tiempo. 


Una amiga con quien practicaba yoga me habló de los hipopresivos. Tomé un curso intensivo, comprobé sus bondades y entonces busqué certificarme.




Las primeras mujeres con quienes trabajé fueron mi mamá y mi hermana. 
Mi mamá es una mujer de 54 años, con 5 embarazos y casi 7 centímetros de diástasis. Por obvias razones padecía incontinencia urinaria. Durante su juventud practicó atletismo y esto también contribuyó a que su piso pélvico estuviera muy dañado. 




Cuando comenzó con los entrenamientos de FitBelly solo podía escuchar que "no lo podía creer", los resultados fueron abrumadores. Después de 6 meses su diástasis desapareció en un 100%, redujo alrededor de 12 cm de cintura, por fin se olvidó del estreñimiento y al mejorar su postura también mejoró su autoestima. 



Mi hermana fue un caso muy similar, ella es de talla muy pequeña mide aproximadamente 1.64 y pesa 50 kilos. Cuando se embarazó subió mucho de peso y ello le originó una diástasis de 5 cm. Después de tres meses de comenzar los entrenamientos su diástasis desapareció y logró volver a entrenar para maratones (sin temor a ensuciar sus pantalones)  pues ella ama correr.



Con la GH logré vencer muchos malestares, mi vida mejoró en todos los sentidos, mi seguridad y la confianza en mi cuerpo aumentaron y por ello hoy quiero que TÚ también disfrutes de todos estos beneficios.
Con el paso del tiempo fui experimentando con las posturas que me resultaban más agradables y que al mismo tiempo me ayudaban a alcanzar los objetivos que me planteaba.  Después de un tiempo fui diseñando mis propias secuencias y esto dio paso a lo que hoy te presento como FitBelly.



Con FitBelly lograrás:

·Derrotar a la Incontinencia Urinaria


·Reducir Cintura 

·Eliminar Pancita 

·Vencer la Diástasis Abdominal

·Mejorar tu portura
·Aniquilar el estreñimiento
·Dominar tu mente y olvidarte de los dolores de cabeza.
·Disminuir las molestas hemorroides
·Realizar el MEJOR entrenamiento POST PARTO


·Disfrutar de relaciones sexuales más placenteras
·Aminorar cólicos menstruales e inflamación
·Aumentar tu capacidad pulmonar y así alcanzar un desempeño óptimo en actividades físicas
·Llenarte de energía POSITIVA para llevar a cabo todas las actividades de tu día a día
·Agilizar tu sistema digestivo, aminorar gases, gastritis y reflujo.






No importa cuánto tiempo haya pasado desde tu último bebé, 10, 15, 20, 30 años...
Para realizarlo solo necesitas 20 minutos diarios, dos veces a la semana, constancia y un espacio de 1.50 mts. 

Aquí encontrarás una compilación con mis mejores secuencias, creadas para que  TÚ obtengas el mayor beneficio de ellas y que VERDADERAMENTE disfrutes de todos los beneficios. 









Lo que más amo de FitBelly es que día a día me recuerda que al regalarme ese tiempo logro aclarar mi mente y tener siempre presente que SI YO ESTOY BIEN mi entorno también lo está. 

Quiero compartir contigo cada uno de los movimientos que cambiaron mi vida por ello he creado este programa. 

Cuando tuve a mis bebés me topé con la terrible dificultad de trasladarme para poder entrenar; dónde dejar a mi bebé y el tiempo y dinero que invertía en ir de un lugar a otro.

Ahora que ellos han crecido mis actividades cotidianas y deberes como mamá absorben gran parte de mis días, por esa razón diseñé un entrenamiento para realizar en casa ESPECIALMENTE pensado para cubrir mis NECESIDADES como mujer y mamá. 
No debes trasladarte a ningún lugar, puedes realizarlo a a hora que tú quieras y lo ÚNICO que necesitas son 20 minutos y ganas de hacerlo.

Regálate la OPORTUNIDAD de sentirte MEJOR cada día. 

Comentarios

Entradas populares